Scroll inicio
coosol-facebook coosol-instagram coosol-youtube Visitar coosol.es
Portada / GASTRONOMÍA / 6 tipos diferentes de empanados o rebozados para frituras

6 tipos diferentes de empanados o rebozados para frituras

 

El empanado o rebozado es una de las técnicas de cocina más habituales a la hora de freír alimentos. Consiste en cubrir el ingrediente que vayamos a usar con pan rallado o harina para, posteriormente freír en aceite. Lo que se busca con esta técnica es lograr que la capa exterior selle el alimento, creando una capa crujiente, mientras que la carne, pescado o vegetal que hayamos frito se mantenga jugosa. Hablamos de pan rallado o harina porque son los más comunes, pero hay otras alternativas de empanado que pueden dar un toque especial a nuestras frituras. ¿Queréis saber cuáles son?

 

empanados

Harina de garbanzo, una alternativa a la harina de trigo.

Muy utilizada en Andalucía para realizar sus famosas frituras de pescado, con la harina de garbanzos conseguimos rebozados más crujientes y sabrosos. Además, este tipo de harina aguanta muy bien las altas temperaturas del aceite y se logra un tono dorado muy intenso, lo que hace que estos alimentos fritos sean más atractivos a la hora de presentarlos en la mesa.

Otra ventaja de esta harina es que no contiene gluten, por lo que pueden consumirlo las personas celiacas.

 

Maíz tostado.

Sí, habéis leído bien, el maíz tostado –o lo que comúnmente conocemos como “kikos”– se puede convertir en un crujiente y delicioso empanado, especialmente para piezas de pollo, como alitas, muslos o pechugas.

Para rebozar con kikos, solo tenemos que triturarlos, sin llegar a reducirlos a polvo (debe notarse la textura), pasar las piezas de pollo por huevo batido y rebozarlas en este maíz tostado. Después solo hay que freír con abundante aceite de girasol alto-oleico y disfrutar del resultado.

 

Queso.

El queso rallado, especialmente si se trata del famoso “Parmiggiano” –o su variante, “Grana Padano”, crea un tipo de rebozado que, aparte de aportar una textura crujiente, crea un sabor extra en los productos que usemos para freír, por ejemplo, pollo, calabacines, berenjenas o coliflor.

En este caso, también se pasan los alimentos por huevo batido y, posteriormente, por abundante queso. Además, se recomienda repetir varias veces el proceso para lograr una capa más consistente, ya que el queso tiende a fundirse con las altas temperaturas del aceite.

 

Con especias, hierbas o semillas.

Una alternativa al rebozado clásico con pan rallado consiste en añadir diferentes especias, como pimentón o cayena –si queremos lograr un punto picante–, pimienta, romero o tomillo, trituradas de manera muy fina y añadidas al pan rallado o a la harina.

También se pueden usar hierbas frescas, como perejil, cilantro o albahaca, y otros ingredientes, como ajo, para lograr sabores más intensos.

Y, por qué no, se puede añadir a la mezcla sésamo y otras semillas, como amapola, chía o quinoa.

 

Panko.

El panko es una variedad de pan rallado que procede de Japón. La diferencia con nuestro clásico es que, para su elaboración, solo se utiliza la miga de pan (sin la corteza), que se pica fresca en lugar de tostada, y que se deja en trozos gruesos e irregulares. Esos trozos se hornean posteriormente para lograr esa textura crujiente.

Con el panko, los alimentos absorben menor cantidad de aceite durante la fritura y, por tanto, aportan menos calorías.

 

Copos de maíz.

Por último, otra alternativa para el rebozado menos clásica es el uso de copos de maíz, es decir, una variedad de cereales para desayuno. Estos copos de maíz también aportan un extra de crujiente a los productos que vamos a freír.

Si elegimos esta opción, tendremos que tener en cuenta dos cosas. La primera, buscar unos copos de maíz que no contengan azúcar, especialmente si vamos a preparar recetas saladas. Y, en segundo lugar, no usar picadoras ni otros robots de cocina para triturar los copos de maíz, ya que no buscamos una textura fina sino más bien gruesa. Lo mejor es golpear los copos dentro de una bolsa para lograr trozos irregulares.

 

¿Has probado estas opciones diferentes de rebozado? ¿Cuál es tu favorita?