Scroll to top

Crujientes de morcilla

Realización

Paso 1

Primero

Para comenzar con nuestra receta de crujiente de morcilla, debes primero partir el puerro por la mitad, lavarlo y trocearlo en piezas pequeñas. Luego, corta la tripa de la morcilla con unas tijeras y retírala, trocea la morcilla en trozos grandes y déjala reposar.

Segundo

Pon una sartén limpia en el fuego, y, cuando notes que su superficie ya está caliente, añade los piñones y dóralos levemente. Una vez que veas los piñones dorados, retíralos del fuego y déjalos reposar en un recipiente.

Tercero

En la misma sartén de los piñones, vierte una cucharada del aceite de oliva y déjalo calentar a fuego lento. Luego, añade el puerro y cocínalo hasta que esté bien cocido, por al menos unos 6 minutos. Retira el puerro de la sartén con ayuda de una espumadera déjalo reposar.

Cuarto

Vuelve a utilizar la sartén para añadir la morcilla en trozos, sin agregar aceite. Lleva la sartén al fuego y cocina la morcilla lentamente, rompiendo los trozos con una cuchara. Déjala cocinar por unos 10 minutos, o bien hasta que notes que está tostada.

Quinto

Agrega los piñones a la mezcla y también el puerro que cortaste, mezcla muy bien y deja cocinar en el fuego por 2 minutos más. Luego de esto, retira la mezcla del fuego y déjalo reposar.

Paso 2

Primero

Precalienta el horno a 180 ºC para darle cocción a la mezcla mientras troceas la manteca y la fundes en el microondas. Extiende las hojas de masa y pincélalas con la manteca, superpón otra hoja sobre la primera y pincela nuevamente, y luego vuelve a repetir el proceso una vez más, de forma que tengas tres capas de masa phyllo enmantecadas.

Segundo

Corta las capas de masa con manteca en 4 cuadrados para unos crujientes de tamaño mediano, o en 6 cuadrados si quieres crujientes de morcilla pequeños, y coloca en el centro de los cuadrados una porción del relleno que preparaste en la sartén en forma de tiras.

Tercero

Enrolla las capas de masa, con cuidado de que el relleno se mantenga siempre en el centro. Repite esto con todos los cuadrados que hayas cortado y pincela la superficie de la masa con manteca nuevamente.

Cuarto

Cuando tus crujientes de morcilla estén listos, llévalos a una bandeja cubierta con papel de hornear para evitar que se peguen a la superficie, y hornéalos a 180 ºC con cocción superior e inferior por unos 10 minutos o hasta que notes que los crujientes están dorados.

Quinto

Puedes acompañar tus crujientes de morcilla con cebolla caramelizada en el plato. ¡A comer!