Scroll inicio

Salsa alioli casera

Adoramos la salsa Alioli: combina tan bien con tantas comidas… asados de carne, patatas fritas o al horno, como aderezo en las ensaladas, pescados y carnes a la plancha o fritas, arroces… sólo de pensarlo se nos hace la boca agua. Lo que sí es cierto es que a veces nos resulta muy difícil encontrar una salsa alioli de supermercado que tenga ese auténtico sabor que tanto nos gusta o que sea saludable, ya que normalmente llevará ingredientes añadidos para hacer que el producto dure más, y que harán que no sea tan deseable para nuestra salud. Es por esto por lo que hoy os traemos esta receta fácil para que hagas tu salsa alioli casera, que nada tendrá que envidiar a las que hayas probado anteriormente. Los ingredientes que necesitarás son:

Ingredientes:

Realización

Paso 1

En primer lugar, añadimos el huevo y el ajo picado en un vaso batidor.

Paso 2

Exprimimos medio limón para ayudar a que la mezcla no se corte. Es aconsejable colar el zumo de limón para evitar que caigan las molestas pepitas o la pulpa de éste.

Paso 3

Añadimos el Aceite de Girasol Coosol Tradicional. La cantidad de aceite adecuada es la que te hemos recomendado previamente, pero puede variar en función del espesor que quieras para tu salsa.

Paso 4

Colocamos la batidora en el fondo del vaso y empezamos a batir sin moverla para conseguir que la parte inferior se espese. Es importante no mover la batidora hasta ver que la mezcla no empiece a emulsionar, momento en el que empezaremos a hacer movimientos suaves hacia arriba y hacia abajo con el brazo de la batidora. No dejaremos de batir hasta que la mezcla no esté completamente homogénea y sin grumos.

Quinto

¡Con estos sencillos pasos ya tendrías tu ali-oli casero listo para disfrutar!|La buena noticia es que con esta receta de salsa alioli tendrás una salsa deliciosa y saludable en menos de 10 minutos; la mala es que no debes conservarla más de 24 horas en la nevera, pero ¡no te preocupes!, tenemos la solución para eso: Podemos sustituir el huevo (ingrediente que implica un consumo rápido) por leche o mayonesa ya preparada para poder mantener la salsa en la nevera durante dos o tres días sin riesgo alguno. Otra variante de esta receta, aunque no influye en la conservación de la salsa, es el uso de aceite de oliva virgen extra, si prefieres que el sabor final de la salsa tenga ese toque. Por último, te recomendamos que seas prudente a la hora de incluir el ajo, ya que pasarnos con este ingrediente puede sabotear el sabor final de nuestra receta.