Scroll inicio

Empanadas de queso

Realización

Paso 1

Comenzar por armar una mezcla que contenga leche, agua y sal, revolviendo lentamente hasta que la sal se haya disuelto por completo en el líquido. Agregar esta mezcla en un bol que contenga la harina, los huevos y la manteca ya integrados y “amasados” con los dedos, de manera que se forme una suerte de “arenilla” o migas de una masa. A medida que se agrega la primera mezcla a la arenilla, seguir trabajando la masa con las manos hasta que vaya tomando una consistencia más firme, pero suave. Se calcula que para obtener una masa uniforme se necesitan aproximadamente diez minutos de amasado a mano. Si la masa se ve o siente seca, agregar un poco de agua o leche.

Paso 2

Separar la masa en de 20 a 30 porciones individuales y pasar cada una por un rodillo hasta dejarlas en un espesor de más o menos tres milímetros. No es recomendable estirar la masa y cortar varios círculos para luego pasar la masa nuevamente y volver a cortar, ya que, por cada vez que se junta la masa y pasa el rodillo, esta se endurece cada vez más. De esta forma se garantiza que la empanada tenga la flexibilidad justa para su modelado.

Paso 3

Colocar en cada tapa de empanada un trozo del queso, dejando un lado libre para el cerrado. Luego de esto, cerrar la empanada untando los bordes con leche, cubriendo la mitad que contiene el queso y presionar firmemente con los dedos los bordes para cerrar la empanada. Darle forma al borde con un tenedor o hacer los dobleces manualmente. Pincelar las empanadas por completo con una mezcla de huevo batido y agua.

Paso 4

Llevar las empanadas al horno en una bandeja con papel para cocina o untando un poco de manteca en la superficie para evitar que las empanadas se peguen. Hornear las empanadas por 30 o 35 minutos, controlando que las empanadas no se inflen. Si esto sucede, se recomienda pincharlas con un montadientes para evitar que se abran en el horno. Una vez pase el tiempo estipulado, retirar del horno y servirlas calientes. Para su consumo posterior, recalentar en el horno durante quince minutos antes de servir.