Scroll to top

Empanadas caprese

Realización

Paso 1

Para preparar el relleno de las empanadas, se comienza por mezclar el queso mozzarella rallado con los tomates picados y la albahaca en un bol, mezclando para integrar los ingredientes del relleno.

Paso 2

Separar las tapas de empanadas y, con una cuchara, colocar en cada tapa para empanada una porción de la mezcla de queso, tomate y albahaca, dejando espacio de al menos un centímetro para unir los bordes al cerrar la empanada y darles forma. | Luego de rellenar las empanadas, cerrarlas doblando la tapa y uniendo los bordes, sellándolos aplicando presión con los dedos o el filo de un tenedor. |Dar forma a los bordes haciendo el característico doblés con las manos o bien ayudándose con un utensilio de cocina. Los moldes para empanada son también una buena opción para garantizar el sellado correcto de las empanadas caprese.

Paso 3

Para cocinar las empanadas caprese, es necesario antes precalentar el horno a 200°C. Pincelar la parte superior de las empanadas con una mezcla de huevo batido, mostaza y un poco de agua, lo que les dará una apariencia dorada y brillo una vez que estén bien cocidas. | Llevar las empanadas al horno y cocinarlas por entre 18 y 20 minutos, o hasta que la superficie de las empanadas adquiera una tonalidad dorada.

Paso 4

Dejar las empanadas reposar para que se atemperen y servirlas acompañadas de una salsa de preferencia.

Paso 5

Las empanadas caprese pueden freírse, y esto es mucho más recomendable ya que es mucho menos probable que el queso salga de la empanada que si fuesen horneadas. Para freír las empanadas hay que utilizar una freidora o una sartén, calentando el aceite y asegurándose de que haya suficiente cantidad de éste para cubrir toda la empanada, especialmente si la empanada se fríe en una sartén. Freír la empanada hasta que quede dorada de cada lado, cocinando cada lado por unos dos minutos. Luego de freír, colocar las empanadas sobre papel de cocina y otro tipo de papel absorbente, para escurrir el sobrante de aceite antes de servir. | Cuando se hornean, en caso de ser posible, es recomendable dejar las empanadas en la nevera para enfriar, al menos por media hora antes de enviarlas al horno, con el fin de que el sellado sea perfecto y las empanadas no se abran ni rompan al hornearse, algo que sucede especialmente cuando el relleno tiene queso.