Scroll inicio

Croquetas keto

Realización

Paso 1

Primero

Para comenzar con las croquetas keto, calentar una sartén a fuego medio, añadiendo manteca y una cebolla pequeña pelada y picada finamente. Saltear la cebolla en la manteca.

Segundo

Mientras se saltea la cebolla, toca preparar el pollo. Depende del que se utilice para las croquetas el proceso de preparación, pero si se trata de pollo ya cocido, se deben retirar los huesos y limpiarlo de grasa. Luego de esto, picar el pollo

Paso 2

Primero

Añadir el pollo a la sartén que contiene la manteca y la cebolla picada, dejar en el fuego por unos minutos y añadir sal a gusto y queso para untar, mezclando los ingredientes para integrarlos de a poco mientras se cocinan.

Segundo

Añadir la nata cuando los ingredientes estén bien mezclados y remover, con especial cuidado de que la mezcla no quede demasiado ligera y, en cambio, tenga la consistencia de una crema. Esto facilitará el endurecimiento de la masa cuando se deje enfriar la mezcla. La nata se agrega a consideración y puede variar.

Tercero

Una vez que la mezcla tenga la consistencia ideal, es momento de rectificar el sabor, controlando que no haga falta más sal; si no es así, se debe retirar la preparación del fuego y llevarla a una fuente para atemperar. Es conveniente llevarla a la nevera, sea por unas horas o por una noche, de modo que la masa sea mucho más manejable a la hora de modelar las croquetas.

Paso 3

Primero

Batir un par de huevos en un bol y preparar otro recipiente con almendra y lino molidos. Estos ingredientes servirán para rebozar las bolitas de masa.

Segundo

Formar bolas de la masa preparada anteriormente con la mano, embeber su superficie en el huevo batido y luego pasarlas por la almendra y el lino para formar la croqueta.

Tercero

Colocar todas las croquetas en una bandeja y llevarlas al congelador. Es conveniente hacer esto ya que al momento de freír, las croquetas congeladas quedan más tiernas al calentarse la masa congelada.

Paso 4

Primero

Preparar una sartén con aceite abundante, que cubra la totalidad de las croquetas, y calentar a fuego máximo. Cuando esté listo, colocar las croquetas en la sartén y dejarlas freír hasta que tomen una tonalidad dorada, siempre cuidando que no se quemen. Una vez listas, retirarlas del aceite y dejarlas reposar en un recipiente con papel que absorba el excedente de aceite. Porcionar y servir.