Scroll inicio

Croquetas de jamón y camembert

Realización

Paso 1

Calienta 4 cucharadas de aceite de oliva a fuego lento. Incorpora la cebolla cortada en daditos y embébela en el aceite caliente con movimientos envolventes. Una vez que notes que la cebolla se ablanda un poco, agrega la harina y deja que fría sin dejar de remover. | La cebolla estará lista cuando tome una tonalidad tostada.

Paso 2

Calienta la leche e incorpórala a la sartén con la cebolla sin dejar de remover hasta que veas que empieza a cuajar. La idea de revolver es que no se pegue la preparación a la sartén. Sigue batiendo por unos 15 minutos, hasta que veas que tu preparación toma una consistencia cremosa.

Paso 3

Baja el fuego a la sartén y agrega el jamón ibérico en trocitos junto con el queso camembert, también en trozos pequeñitos. Condimenta a gusto con la nuez moscada y sal, sin olvidar que el jamón ibérico de por sí aporta un gusto salado. | Sabrás que la preparación esté lista cuando tu masa se despegue fácilmente.

Paso 4

Saca la sartén del fuego y deja reposar la mezcla hasta que se enfríe en una fuente plana. Para que tu masa no se reseque, cubre la superficie de la fuente con papel transparente y ajústalo a la masa prolijamente.

Paso 5

Una vez que tu masa se haya enfriado completamente, es hora de formar las croquetas. Forma pequeñas tiras gorditas y colócalas en un recipiente con abundante pan rallado. Ve cortando con un cuchillo las tiras en función del tamaño de roquetas que prefieras.

Paso 6

Bate muy bien los dos huevos, moja las croquetas en ellos, escúrrelas y llévalas al pan rallado para rebozar bien. Puedes quitar el exceso de pan rallado moviendo las croquetas de una mano a la otra.

Paso 7

En una olla alta, coloca una abundante cantidad de aceite de oliva a fuego alto y fríe tus croquetas, prestando especial atención a que estas se sumerjan por completo en el aceite. | Controla que el aceite esté bien caliente antes de introducir las croquetas, de esta forma podrás sellarlas y evitar que se rasguen. Luego del primer golpe de calor, baja la intensidad del fuego.

Paso 8

A medida que tus croquetas se pongan doradas, sácalas de la olla y colócalas en un recipiente con papel absorbente, de manera que el exceso de aceite se escurra por completo. | ¡Ya puedes disfrutar de tus croquetas como más te guste!

Paso 9

Paso 10