Scroll to top

Croquetas de gamba

Realización

Paso 1

Primero

Comienza por limpiar las gambas, retirándoles tanto la cabeza como la piel. Una vez que termines, deja reposar el cuerpo de las gambas. | Utiliza una sartén caliente con 2 cucharadas del aceite de oliva y 15 gramos de manteca para freír la cabeza y la piel y aplástalas con un tenedor mientras, para que vayan soltando el jugo.

Segundo

Retira las cabezas y la piel de la sartén, pero no te deshagas el jugo, ya que utilizarás este y la misma sartén para cocinar el resto de los alimentos. Las cabezas sobrantes puedes utilizarlas para elaborar caldo o sopa para consumir o guardar para otra preparación.

Tercero

Agrega 50 gr de la manteca en la sartén y derrítela a fuego lento, añade las gambas y súmale a la mezcla el diente de ajo picado muy finamente. Cocina las gambas durante unos 2 minutos, revisando que no se doren demasiado, sino que queden tiernas. Una vez que te asegures de esto, retira las gambas del fuego.

Cuarto

Agrega la harina la sartén y cocínala en el mismo jugo por dos minutos, luego agrega las gambas, sal y el perejil picado. Agrega un tercio de leche y revuelve hasta que los ingredientes se integren por completo.

Quinto

Añade el resto de la leche a la sartén poco a poco, con el fuego en intensidad media para que la cocción sea gradual. Cocina la mezcla por 2 minutos, sin dejar de remover.

Sexto

Cuando la mezcla hierva, la crema para tus croquetas estará lista. Revisa que su consistencia sea espesa, pero igualmente bien cremosa.

Setimo

Vierte la pasta de las croquetas en una fuente para dejarla extendida con no más 3 centímetros de grosor y deja atemperar, cubriendo con papel film para que la mezcla no forme costra en la superficie.

Octavo

Guarda la salsa en la nevera y deja reposar por una noche, de manera que la consistencia sea más pastosa.

Paso 2

Primero

Prepara en distintos boles los huevos batidos, el pan rallado y la harina.

Segundo

Retira la pasta de la nevera y utilízala para formar bolitas de croquetas, que luego pasarás por harina, el huevo batido y, finalmente, por pan rallado. Si quieres croquetas de gamba súper crujientes, prueba con repetir este proceso una vez más.

Tercero

Calienta una cantidad generosa de aceite para freír en una sartén u olla a fuego alto, y una vez caliente comienza a freír tus croquetas de gamba.

Cuarto

Controla que las croquetas queden totalmente sumergidas en el aceite caliente, o mueve manualmente las croquetas en el aceite para que no queden espacios sin freír, bañando las superficies libres con el aceite para que la croqueta no se desarme.

Quinto

Retira las croquetas una a una del aceite y deja reposar en una fuente cubierta con papel de cocina para absorber el exceso de aceite antes de porcionar y servir.