Scroll to top

Almendras fritas picantes

Los frutos secos son un rico tentempié que podemos disfrutar a cualquier hora del día, pero ¿los has tomado fritos o tostados? Te animamos a probar estas almendras fritas picantes, un aperitivo diferente y nutritivo que te encantará. Sigue el paso a paso de esta fácil receta, y disfruta de un aperitivo sabroso y crujiente gracias a nuestro Aceite de Girasol Tradicional Coosol.

582 Kcal
4 comensales
15 minutos

Ingredientes

2 a 4 cucharadas de aceite de girasol Tradicional

250 gramos de almendras crudas (con piel)

Cantidad necesaria de sal

Especias a gusto

Realización

Paso 1

Para comenzar con la elaboración de las almendras fritas picantes, debemos calentar en una sartén a fuego medio el aceite de girasol, pues es aquí donde se hará la cocción de las almendras fritas. Es recomendable comenzar con dos cucharadas de aceite, y agregar más únicamente si es necesario. De esa forma no nos excederemos con la cantidad.

Paso 2

Incorporamos las almendras enteras a la sartén cuando esta esté caliente, sin quitarles la piel, y las vamos tostando removiéndolas constantemente, manteniendo la temperatura media durante todo el proceso. Es muy importante mantener el movimiento de las almendras de forma constante para asegurarse de que las almendras se van tostando de forma uniforme. Mantenemos el movimiento y la cocción por unos diez minutos, aproximadamente.

Paso 3

Añadimos un poco de sal a las almendras para realzar su sabor y continuamos removiéndolas por unos minutos más en el fuego, añadiendo un poco más de aceite si se considera necesario para la cocción. En este punto, se puede probar una almendra para comprobar que el tostado está correcto. Esto se verá especialmente en la piel de la almendra, que se sentirá crujiente si está en su punto.

Paso 4

Es momento de incorporar las especias y condimentos y remover las almendras en el fuego por dos minutos más, principalmente para evitar que estas se quemen. En caso de que haga falta, se puede disminuir la intensidad del fuego.

Paso 5

Una vez terminamos el tostado de las almendras, es momento de retirarlas del fuego y colocarlas en un recipiente que permita ordenarlas con una cierta separación una de la otra, sobre todo para evitar que el calor prolongue la cocción. Una vez que las almendras se hayan atemperado, ya pueden ser trasladadas a un recipiente para servir o bien para conservarlas. Para su consumo posterior, se recomienda guardarlas en cuencos con tapas herméticas para facilitar su conservación en el tiempo, o bien colocarlas en un cuenco y directamente servirlas como aperitivo.

Paso 6

Para agregarle una pizca de dulzor a las almendras fritas, se puede preparar una mezcla previa al fritado con sal, miel, aceite especial para freír, agua y azúcar, llevando directamente las almendras con esta preparación directamente a la sartén precalentada. Después de freírlas con los tiempos mencionados anteriormente, las retiramos del fuego y dejamos atemperar para que la preparación se endurezca y quede crujiente.