Scroll inicio

Aceituna gordal

Realización

Paso 1

Primero

Se comienza por sajar las aceitunas gordales en seco. El sajado de aceitunas se hace a través de la realización de un par de cortes en la superficie o, en su defecto, de machacar un poco las aceitunas. Sajar o machacar las aceitunas es lo que les permite posteriormente tomar el sabor y las propiedades del aliño cuando se incorporan los demás ingredientes.

Segundo

Colocar las aceitunas gordales en un tarro grande (o en dos tarros de tamaño mediano) y cubrirlas completamente con agua limpia. Luego de esto, tapar el tarro y dejar reposar.

Tercero

Cambiar el agua completamente al tarro a diario, una vez al día, por un plazo de diez días a las aceitunas sajadas, reemplazando el agua sucia por agua limpia y fresca.

Paso 2

Primero

Cuando llega el décimo día repitiendo el proceso del cambio de agua a las aceitunas, es momento de destapar el tarro y tirar el agua por completo. Seguido a esto, agregar la zanahoria, el pimiento, la naranja agria y el ajo, todos troceados en gran tamaño para el aliño de las aceitunas gordales. Posteriormente, agregar una cantidad generosa de vinagre de vino de buena calidad, llenando el tarro hasta la mitad de su capacidad.

Segundo

Cubrir la capacidad restante del tarro con agua limpia y dejar aliñar las aceitunas gordales con los ingredientes por al menos un día completo, aunque es recomendable darle varios días de reposo. En caso de utilizar dos tarros medianos para las aceitunas, dividir tanto los ingredientes como el vinagre y el agua en partes iguales para un correcto aliño en ambos recipientes. Para dar otro tipo de sabores, se puede experimentar añadiendo jengibre, naranja, cilantro, limón, hinojo, almendras o demás ingredientes de preferencia para dar un toque más ácido o picante a las aceitunas aliñadas.

Tercero

Dos días después de haber agregado los ingredientes para el aliño, las aceitunas ya pueden ser consumidas, a pesar de que se recomiende dejarlas reposar un poco más para que el sabor se intensifique. Las aceitunas gordales aliñadas pueden utilizarse para elaborar tanto mantequilla como salsa de aceitunas, además de su consumo directo. Se recomienda servirlas enteras, embebidas en aceite de oliva, como aperitivo antes de una comida. Para conservar las aceitunas, se puede guardar las aceitunas gordales en la nevera, o bien dejarlas fuera a temperatura ambiente (si bien esto no se recomienda en verano).